Logotipo de Faraland

La gestión sostenible de purines protagoniza la V Jornada Ganadería y Medio Ambiente celebrada en el MAPA

El camino hacia un sistema agroganadero sostenible que reduzca su impacto medioambiental centró las ponencias de la V Jornada Ganadería y Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura


La V Jornada Ganadería y Medio Ambiente: “Actuaciones ambientales en ganadería” se celebró este viernes en el Salón de Actos Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para ahondar en la importancia de caminar hacia un sistema agroganadero sostenible que reduzca su impacto climático y medioambiental.

El Secretario General de Agricultura y Alimentación del MAPA, Fernando Mirando, encargado de inaugurar la jornada, subrayó que “desde el punto de vista de la ganadería el aspecto que más preocupa al MAPA son las emisiones de amoníaco”. “Es el único efecto contaminante junto a los efectos del ozono en los que España supera el techo de contaminación y es una asignatura directamente relacionada con el sector ganadero que tenemos que aprobar”, añadió.

Aunque también recordó que las emisiones de metano y óxido nitroso, vinculadas a la ganadería y a la fertilización, “son también dos aspectos que se deben cuidar para frenar el impacto climático y medioambiental”, así como el impacto que la actividad agrícola y ganadera tiene sobre la calidad del agua.

“Nuestra tarea es ver cómo podemos reducir esos impactos e ir a un sistema agroganadero sostenible. Hay muchas técnicas disponibles que a lo largo de la próxima década empezarán a exigirse de forma reglamentaria y que ahora están el ámbito de lo voluntario. Comenzarán a ser gradualmente obligatorias y este tipo de jornadas sirven para que nos adelantamos a esos acontecimientos”, apuntó.

“Queremos ser un sector reconocido porque aporta valor a la economía pero de manera sostenible”, concluyó el Secretario General de Agricultura y Alimentación del MAPA.


Coordinación entre la nueva PAC y las políticas energéticas

Tras la inauguración de la jornada, la primera ponencia, titulada “Los retos del sector ganadero en el marco de la nueva PAC: el reto medioambiental”, corrió a cargo de Esperanza Orellana, Directora General de Producciones y Mercados Agrarios del MAPA, que recordó la importancia de la necesaria coordinación entre la nueva PAC y el cumplimiento de las políticas climáticas y energéticas.

“Es importante mejorar la resiliencia frente al cambio climático y mejorar la productividad frente a las cada vez mayores demandas de alimentos, pero de una manera más sostenible. Hacer más con menos”, resumió Orellana.

También destacó que hay otra serie de requerimientos que se entremezclan y se confunden entre estos objetivo: como el debate de las macrogranjas y si son contaminantes; el bienestar animal; la recuperación o incremento de ideas como el veganismo; la disminución de la biodiversidad; los problemas de polinizadores; etc.

Al igual que lo hizo anteriormente Fernando Mirando, puso el foco en la disminución de los gases de efecto invernadero y las emisiones de amoníaco por parte de la actividad agrícola y ganadera.

“El amoníaco es un gas que incide de manera negativa en la salud pública y que se genera de manera muy directa por la agricultura y ganadería, que emiten el 94% de estos gases. Por lo que nos corresponden casi la totalidad de los deberes en este sentido. Además, la UE tiene fijados unos techos y estamos sobrepasándolos. Con el problema añadido de que los censos ganaderos pueden continuar aumentando, por lo que esas emisiones también aumentarían. Ganadería, fertilizantes inorgánicos y gestión de estiércoles copan la mayor parte de emisiones de amoníaco. Y porcino, vacuno lechero y vacuno, por este orden, lo copan entre los sectores”, explicó.

Por su parte, en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero, el 11% de estos son achacables a la ganadería y la agricultura. “Aunque no seamos responsables de la mayor parte, como sucede con las emisiones de amoníaco, también debemos actuar para mejorar en cuanto a la fermentación entérica y gestión de estiércol”, señaló.

Esperanza Orellana recordó que entre otros compromisos, tanto el Gobierno como el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, deben cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Agenda 2030; el Acuerdo de París. Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. COP21; los Compromisos COP22; el Reglamento LULUCF; el Marco de Energía y Clima 2030; o la propia Reforma PAC 2020, entre otros. “En cuanto a la aplicación de la PAC debe existir una necesaria coordinación con las políticas climáticas y energéticas”, destacó.

Además, apuntó que en la nueva PAC la nueva condicionalidad reforzada entra a formar parte de las condiciones previas obligatorias a cualquier concesión de ayudas para los agricultores y ganaderos. “El 40% de los fondos de la PAC deben estar relacionados con la cuestión medioambiental”, subrayó para insistir en que “son ayudas y pagos para ir más allá en nuestros compromisos medioambientales”.

Después llegó el turno de la “Mesa Redonda: Casos prácticos de éxito en la gestión ambiental de la producción ganadera”, moderada por Arnaldo Cabello Navarro, Subdirector General de Medios de Producción Ganaderos del MAPA, donde protagonistas del sector agroganadero compartieron sus experiencias sobre las actuaciones medioambientales que están llevando a cabo en sus respectivos sectores.

Los dos primeros turnos fueron para la ponente Trinidad Ansó Lambea, Veterinaria Responsable de la Agrupación de Defensa Sanitaria de Porcino Nº 1 “Tauste”, de Zaragoza, y para Isabel María Fernández, Responsable de Medio Ambiente y Calidad de JISAP, que expusieron su experiencia en cuanto a “Actuaciones ambientales en el sector porcino” y cómo ahorrar en la gestión de purines y en costes de transporte.


Actuaciones ambientales en el sector bovino de leche

El sector de bovino de leche también tuvo su espacio en esta jornada. Mediante la ponencia “Actuaciones ambientales en el sector bovino de leche” impartida por Marcos Quevedo Balboa, Gerente de Biogastur, que compartió su experiencia en cómo convertir un residuo que contamina suelos, acuíferos y el aire en un recurso (gas renovable) trabajando con los purines que recoge de las distintas ganaderías de vacuno de leche para convertirlos en biogas en un ciclo energético.

La empresa Biogastur trabaja en colaboración con Central Lechera Asturiana y son sus ganaderías las que nutren de purines a esta empresa para transformarlo en energía eléctrica y térmica en una planta de tratamiento de recursos considerada de economía circular. El ganadero en este proyecto encuentra 3 beneficios: normativo, medioambiental y económico. De modo que un ganadero puede crecer en el tamaño de su ganado sin necesidad de invertir en fosa.

Las dos últimas intervenciones versaron sobre “Actuaciones ambientales en el sector de la avicultura de carne” y sus ponentes fueron Vicente Talla Ferrer, Responsable de Producciones Ganaderas del Grupo SADA Valencia, y Juan Serrano López, Gerente de AVIPORTO, este último se centró en explotaciones de mediano formato.

 

 

23/11/2018, Revista Frisona

Acceso para usuarios

¿Ha olvidado su contraseña?
INFORME TECNICO 2017
INFORME TECNICO 2017
INFORME TECNICO 2017
INFORME TECNICO 2017
INFORME TECNICO 2017
INFORME TECNICO 2017
INFORME TECNICO 2017

Faraland © 2008 | C/ Del Desarrollo, 9, Parque Empresarial, 11407 Jerez de la Frontera (Cádiz) | Teléfono / Fax: 956 153 310 | Aviso Legal

Hospedados CPD - Dominios, hospedaje web, servidores e ingeniería informática
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios obteniendo información acerca del uso y tráfico de nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí -
Aviso de cookies +